Cosechamos los albaricoques

El otro día escribí algo sobre el albaricoquero y hoy por la tarde hemos decidido cosechar los frutos del árbol porque esta mañana me he encontrado un albaricoque en el suelo y picado por algún animal (pienso que lo más lógico es que sea un mirlo) así que mejor que los recojamos ya porque sino me temo que van a ir desapareciendo de poco a poco hasta que no nos quede ni uno. Algunos ya se notan blanditos al tocarlos, y creo por eso que sólo les hace falta alrededor de una semana para que acaben de madurar y por eso los hemos puesto en una huevera de cartón, para que no les toque la humedad y también así poder ir girándolos cómodamente hasta que estén maduros del todo. Esta mañana me he comido un trozo del albaricoque que estaba picado y estaba buenísimo, aún un poco duro pero ya estaba dulce y jugoso. En 2009 recolecté los primeros 9 albaricoques, en 2010 no dió ni uno, y en 2011 hemos recolectado 19 frutos. Bueno, ahora tenemos planes de comprar algún que otro albaricoquero para tener más porque nos gustan mucho y los árboles dan un toque verde único al jardín. En primavera da unas flores blancas preciosas y a principios de verano unos deliciosos, nutritivos y jugosos frutos, que además, si se tienen suficientes, antes de que se pasen se pueden deshidratar y guardar unos cuántos meses en la despensa en botes de cristal. De momento hay poquitos y desaparecen en un abrir y cerrar de ojos.

Anuncios

Acerca de soulportrait

Michaela Devi Genaine, Spain michaeladevi@hotmail.com Although I am of Swiss origin, I have been living in Spain for 20 years. I moved to this country with my family when I was 9 years old, and have since then been involved with a broad spectrum of alternative projects, as well as being a pioneer of homeschooling. I am currently living in the Prades mountains near the Mediterranean Coast. I practice sustainable gardening, ecopsycology, art and psychosynthesis. I am fluent in English, Spanish and French.
Esta entrada fue publicada en La huerta, Restauración paisajística. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cosechamos los albaricoques

  1. Paracelso dijo:

    ¡Qué lujo!. El clima mediterraneo hace maravillas con la naturaleza. Incluso ácidos están buenos.
    Recuerdo que de niño en los veranos tórridos de Madrid, raspaba “el güito”, (que así llamabamos al hueso del albaricoque) hasta que se habría una pequeña brecha y hacía pítos. Salud.

  2. soulportrait dijo:

    Anda es verdad, también me enseñaron a hacer eso con los huesos de los albaricoques una vez y ya ni me acordaba. A ver si la próxima vez que me como un albaricoque lo pruebo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s