Bebé salamanquesa

Ya no llevo la cuenta de cuántas salamanquesas hemos visto este año (ni de libélulas). Ayer encontramos esta cría de salamanquesa en nuestra habitación. Os voy a contar otra curiosidad sobre los reptiles… Estos días he estado leyendo un libro científico en inglés que se titula “Tu Pez Interior” (“Your Inner Fish”) de Neil Shubin. En él, cuenta cómo en nuestros cuerpos se encuentran todavía la genética prehistórica de esponjas, peces, tiburones y otros animales. Es un libro fascinante y fácil de leer. Pues también cuenta por ejemplo que nuestro oído es la evolución de la hyomandíbula en los reptiles de hoy. La hyomandíbula se encuentra en la mandíbula anterior, es lo que sujeta la mandíbula inferior y la superior, juntas.
Es que a mi me fascinan estos temas…
Copio aquí el enlace a Amazon España por sí os interesa, no encuentro la versión española así que os pongo la inglesa. Sé de alguno que disfrutaría leyéndolo. “Your Inner Fish” de Neil Shubin.

Anuncios

Acerca de soulportrait

Michaela Devi Genaine, Spain michaeladevi@hotmail.com Although I am of Swiss origin, I have been living in Spain for 20 years. I moved to this country with my family when I was 9 years old, and have since then been involved with a broad spectrum of alternative projects, as well as being a pioneer of homeschooling. I am currently living in the Prades mountains near the Mediterranean Coast. I practice sustainable gardening, ecopsycology, art and psychosynthesis. I am fluent in English, Spanish and French.
Esta entrada fue publicada en Ecopsicología, Fauna salvaje. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bebé salamanquesa

  1. Paracelso dijo:

    Es una pena que no esté editado en castellano. La verdad es que la literatura científica está alcanzando unos niveles de calidad más que aceptables para el lector no especializado. Ya quisieran conseguir algunos escritores de ficción ese grado de atención e interés.
    Por aquí en Gredos son muy comunes tb las salamanquesas.. Tienen hábitos nocturnos, ¿no? Las suelo ver por las tardes perfectamente mimetizadas en los muros de piedra o por las noches cuando nos sentamos a charlar o a “tomar el fresco” mientras acechan a los mosquitos o polillas a la luz de las lámparas de las farolas. Un insecticida cien por cien natural. Tengo, creo, alguna foto y de lagartos ocelados. He sacado alguno este verano de las bañeras que ponen los ganaderos como bebederos,(?) que, además de afear el entorno, son trampas terriblemente eficaces para ese tipo de fauna. El caso es que los he podido observar con detenimiento y es asombrosa la cantidad de matices del verde que tiene su piel; del amarillo hasta casi el negro. Verdaderas joyas estos bichitos. Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s